Rellena el formulario y NOSOTROS TE LLAMAMOS

Nombre*

Apellidos

Correo electrónico*

Teléfono*

Introduce este código: captcha

Carretera de Canillas 142
28043, Madrid.
info@ocsgrupo.com
917 634 751


 

 
 

El teórico de inspector más difícil de la historia

Notas de corte Escala Ejecutiva

El teórico de inspector más difícil de la historia

La futura XXXII promoción  podrá presumir de haberse enfrentado al examen de conocimientos más difícil desde que existe el CNP como tal. Esta afirmación, a buen seguro llamativa para muchos, queda justificada en nuestro análisis, que ahora abordamos, sobre la prueba de conocimientos de Ejecutiva, celebrada el pasado 11 de noviembre de 2017. ¿Vamos a ello? ¿Sí?

Una breve introducción para los no iniciados: debéis conocer que esta prueba se integra en lo que la convocatoria denomina la segunda prueba del proceso selectivo, y hace media aritmética con la prueba de supuesto práctico y con el idioma obligatorio.

Con arreglo a la estadística, y en función del número de aspirantes que quedan por el camino, podemos afirmar que se trata de la prueba de mayor complejidad objetiva del proceso, no en vano deja fuera de la competición una cifra de opositores que año tras año se sitúa entre el 20 y el 30 % del total de instancias presentadas. Muchos aspirantes consideran —a nuestro juicio de manera errónea— que es el supuesto práctico la prueba de mayor dificultad y la que cualifica tanto el proceso selectivo como el enfoque mismo de la preparación del candidato a inspector. Estadísticamente solo 1 de cada 20 aspirantes a inspector alcanza la prueba del supuesto práctico.

A pesar de la dificultad creciente de las pruebas físicas en las dos últimas convocatorias, en la actualidad apenas saca del proceso en torno al 15-20 % de los opositores que aspiran a ocupar una plaza de inspector.

Muy destacable sigue siendo la cifra total de no presentados a las diversas pruebas a las que son convocados, en cifras que oscilan entre el 25 y el 30 % del total de participantes en el proceso selectivo.

 

 

Entrando ya en materia, el examen de conocimientos de este año ha marcado un hito desconocido para este equipo de preparadores: la nota de corte más baja exigida para obtener el APTO, establecida por el tribunal de la oposición en 3,96 puntos.

Nos encontramos ante un examen marcado por la dificultad de sus preguntas, guiadas al entendimiento y no a la textualidad de la norma o del temario empleado. Este es para nosotros el elemento diferenciador y que ha supuesto la mayor dificultad para los aspirantes convocados a esta prueba, ya que sigue siendo recurrente la proporción de preguntas de cada uno de los 3 grandes bloques de conocimientos, sin modificaciones que destacar sobre procesos anteriores.

 

 

De nuevo, el bloque de ciencias jurídicas vuelve a representar la clave para superar esta prueba. No obstante, si vamos más allá y profundizamos en la materia propia de cada pregunta, nos encontramos ante el siguiente resultado.

 

 

De esta representación gráfica podemos sacar las siguientes conclusiones:

  • Con el dominio de las principales normas (Código Penal, Constitución Española, una parte del Código Civil y la parte procesal) era suficiente para superar la nota de corte.
  • El tribunal de la oposición sigue apoyándose en las leyes, y mantiene la proporción de preguntas jurídicas año tras año.
  • El apto en esta prueba se concentra en apenas un tercio del total de los temas incluidos en la oposición.
  • El proceso selectivo para inspector sigue siendo muy estable y año tras año se repiten las mismas premisas.

 

Tras el análisis pregunta a pregunta realizado por nuestro equipo, podemos concluir que la preparación de esta prueba debe fundamentarse en un entendimiento exhaustivo de cada tema, complementado con una memorización eficaz de los conceptos. El aspirante que obvie cualquiera de las dos variables anteriores tendrá muy complicado su paso a las siguientes fases del proceso.

La tendencia marcada por el tribunal examinador en las últimas convocatorias pone de manifiesto que aquellos opositores que pretendan superar esta fase del proceso deberán responder a preguntas que no se circunscriban exhaustivamente a la literalidad del concepto, que ya no resulta suficiente memorizar la ley o el temario, sino que es preciso comprender lo que estudiamos, con el objeto de que, de ese modo, el alumno sea capaz de responder  de manera eficaz a cualquier fórmula empleada por el tribunal de la oposición para evaluar sus conocimientos.

El equipo docente de OCS considera que a estas necesidades dan respuesta nuestros materiales formativos, clases y tutorías; y para muestra, un botón: sometido nuestro temario a examen, en él se justifican 83 de las 100 preguntas del examen de conocimientos, quedando gran parte de los restantes conceptos no definidos en este manual analizados en nuestras clases grabadas.

 

 

Este dato nos reafirma un año más como líderes del sector, siendo nuestros materiales un referente empleado por numerosos centros de la competencia en la elaboración de los suyos propios, dato que, lejos de suponer una molestia a este equipo, nos agrada enormemente, ya que conlleva implícito un reconocimiento al trabajo que realizan los profesionales que ponen encima de la mesa toda su pasión y conocimiento para daros el mejor de los servicios.

Podéis descargar el análisis justificativo completo aquí:

 

OCS Grupo.

 

Sin comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies