Rellena el formulario y NOSOTROS TE LLAMAMOS

Nombre*

Apellidos

Correo electrónico*

Teléfono*

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce este código: captcha

Carretera de Canillas 142
28043, Madrid.
info@ocsgrupo.com
917 634 751


 

 
 
Blog Manu

Ser policía

Cuando me preguntan qué es lo mejor de mi trabajo –el de reportero de sucesos, que es lo que me sigo sintiendo–, siempre respondo lo mismo: mi oficio me ha dado la oportunidad de conocer lo peor y lo mejor de la sociedad. En treinta años he cubierto masacres terroristas –muchas de ETA y el 11M– y terribles accidentes, he escrito y hablado de secuestros y asesinatos, me he entrevistado en la cárcel con delincuentes de toda clase… Todo eso forma parte de lo peor de la sociedad y conocerlo sirve para alejarse de las equidistancias. Pero también, en estas tres décadas he conocido lo mejor de la sociedad, al menos de la sociedad de mi país: hombres y mujeres que han hecho de la entrega a los demás, de la vocación de servicio, su modo de vida. Hombres y mujeres que, a veces, han llevado hasta sus últimas consecuencias esa entrega a la sociedad y han perdido el bien más preciado, la vida. Hombres y mujeres que trabajan a diario para que yo sea un poco más libre y esté un poco más seguro. Muchos de esos hombres y mujeres son policías y yo he tenido el privilegio de conocer a muchos de ellos.

En estos treinta años la sociedad ha cambiado mucho. También el periodismo y, naturalmente, la Policía. Recuerdo a aquellos tipos duros, que fumaban tabaco negro en el viejo caserón de la Puerta del Sol y a los que sacaba alguna que otra información exclusiva en La Pelos, el bar de la Brigada de Policía Judicial de Madrid, la entrañable Pringue. Todos ellos están jubilados o al borde de la jubilación y hasta me he encontrado ya a algunos de sus hijos, que han seguido su camino. De aquellos policías a los que veo hoy en la Unidad de Investigación Tecnológica o en la UDEF, hombres y mujeres capaces de escudriñar en una imagen de Internet hasta el último pixel o de analizar miles de hojas Excel con entradas y salidas de dinero, hay tres décadas de cambio en nuestra sociedad y en nuestra Policía. Pero a unos y a otros les unía lo mismo: una irrenunciable entrega a los demás.

Tengo el honor de haber sido reconocido por la Policía con dos premios por mi labor periodística y hasta con una Cruz al Mérito Policial. Y siempre he repetido que yo lo único que hago es ver, escuchar y contar lo que hacen esos hombres y mujeres que forman parte de la corporación. He querido saber cómo se trabaja en una oficina de denuncias o qué piensa un agente de la UIP cuando está a punto de salir a unos disturbios que se prevén calientes. He contado cómo chicos y chicas recién salidos de la escuela de Ávila han tomado decisiones críticas en segundos cuando formaban parte de la dotación de un radiopatrulla. He escrito cómo los investigadores de atracos, de homicidios o de secuestros roban horas a sus familias para dar con un delincuente. He narrado las horas de espera y las noches sin dormir de los agentes de estupefacientes a la espera de un pase que a veces nunca llega. He compartido con unos cuantos policías el insoportable dolor de la pérdida de un compañero en acto de servicio y he tenido que apretar los dientes en unos cuantos funerales. He comprendido la frustración de muchos policías cuando han detenido a ladrones de toda especie a los que los jueces dejan salir en pocas horas por la misma puerta por la que los han metido. He pasado horas escuchando historias de mujeres rescatadas de redes de trata de seres humanos a los que los propios agentes dan cobijo.

Pero, sobre todo, he tenido el privilegio de conocer muy bien y muy de cerca el cuerpo en el que todos ustedes sueñan con estar. Y, créanme, ser policía es mucho más que llevar un arma, una placa y un uniforme. Ya lo sabrán, pero ser policía es formar parte de lo mejor de esta sociedad.

 

Podéis ver la Openclass Grupo OCS & Manu Marlasca “Policías en los medios de comunicación” >>>AQUÍ <<<

 

_

 

5 Comentarios
  • Fiera2000
    Publicado 21:18h, 23 mayo

    Magníficas palabras… con la capacidad de desear aún más opositar a policía

  • Mario Durán
    Publicado 15:02h, 27 mayo

    Gracias Manu Marlasca por este excepcional artículo y por todos en los que dejas la impronta de la Policía.

  • Mario
    Publicado 15:44h, 28 mayo

    Gracias

  • Alex
    Publicado 02:09h, 29 mayo

    Gracias, eres muy grande. Millones de gracias

  • Mario, policía local de Sevilla
    Publicado 11:09h, 29 mayo

    Es alentador pensar que una parte de la sociedad nos vea así, como usted nos ve, quizá porque ha podido conocer realmente cómo es nuestro trabajo y ha estado ahí mano a mano en esos momentos en los que los valores humanos están por encima de todo.
    Gracias

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies