Rellena el formulario y NOSOTROS TE LLAMAMOS

Nombre*

Apellidos

Correo electrónico*

Teléfono*

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce este código: captcha

Carretera de Canillas 142
28043, Madrid.
info@ocsgrupo.com
917 634 751


 

 
 

¿Quién dijo miedo, futuras compañeras?

silvia barrera ocs grupo

¿Quién dijo miedo, futuras compañeras?

Aún recuerdo los nervios de la oposición. Mis compañeras —y después amigas— sentadas en el pupitre de al lado, con los ojos como platos, atentas a las explicaciones de los profes. Tomábamos todas las notas que podíamos, pensando que alguno de aquellos datos podría ser la respuesta a una de las preguntas del test. Comentábamos cualquier novedad para estar lo más actualizadas que fuera posible.

Opositar es muy duro. Si fracasas, debes levantarte y empezar de cero, otra vez, sí, pero siempre con la vista al frente y con el convencimiento de saber que, algún día, una de esas plazas con la que tanto sueñas será tuya. Además, opositar a la poli es algo más que aprobar unos exámenes y ocupar un puesto en la Administración. Opositar a la poli es aspirar a una profesión que se convertirá con el tiempo en un estilo de vida, en una nueva forma de afrontar los problemas, y que te dará muchas satisfacciones, muchas. Como nos cuenta el gran Manu Marlasca todas las semanas en su Expediente Marlasca: Historias de malos, estos malos, sin querer, a pesar de sus maldades, hacen que tu vida se convierta en otra historia, una de las que emociona.

Y siendo el día que es, no quería dejar pasar la oportunidad de dirigirme a mis futuras compañeras. Sé lo que estáis pensando… Además de los anhelos que tenéis y que compartís con vuestros compis, pensáis: «¿Cómo será mi vida como poli siendo mujer?». No os voy a mentir, yo me lo pregunté en varias ocasiones. Cuando por primera vez me miré al espejo llevando puesto mi uniforme, había algo que me inquietaba: ¿podría detener a los criminales más crueles?, ¿sentiría miedo?, ¿cómo me las apañaría en un mundo que siempre ha tenido y tiene un elevado componente masculino?

Siempre he sido una más en el día a día con mis compañeros. Desde que empecé en la básica siendo una «pepinilla» hasta que llegué, pocos años más tarde, al puesto de inspectora, en el que tuve a mi cargo, como coordinadora de servicios en cada turno de noche, a toda una Jefatura Superior de Murcia.

Avisos de bomba, homicidios, tiroteos, robos con violencia, alunizajes, suicidios…; lo típico, la vida de una poli en cualquier comisaría de España. Durante mi carrera profesional he tenido que tomar decisiones en pocos segundos, tanto en las intervenciones callejeras como siendo la responsable de comisarías, dispositivos de seguridad, macrooperaciones policiales en la Comisaría General, etc. O también en mis últimos destinos en la UIT como jefa del Grupo de Redes y la Sección Técnica.

También las compis que están destinadas en las UPR, las UIP y otras unidades cañeras se juegan el tipo cada día manteniendo el orden público y la seguridad ciudadana. ¿Y quién dijo miedo? No pain, no fear! No es cuestión de músculos, fuerza o género. La formación, la valentía, la pasión y el sentido común me han salvado la vida, y me han permitido tomar decisiones acertadas y muy difíciles. ¡Sentido común! Qué grandes palabras.

Y mi relación con los malos en la calle… Mmm… Alguno me ha subestimado por ser mujer, cierto, pero la ignorancia es tan peligrosa como los prejuicios, y ¿sabéis qué? Que acabaron donde tenían que acabar: ante un juez. Y para ello me he valido de las mismas herramientas que os he enumerado más arriba: trabajo, pasión y sentido común. Dificultades, las hay, como en todos los trabajos, pero yo he tenido compañeros y jefes estupendos que me han enseñado y apoyado para ser ahora todo lo que soy. Porque la poli es la poli, sí, pero la poli es también una gran familia y os espera.

Así que, futuras compañeras, feliz Día de la Mujer, feliz día de las futuras compañeras, y ánimo en vuestra lucha contra el mal, porque lo haréis genial, como no puede ser de otra manera. Recordad siempre estas palabras: ¿quién dijo miedo?

 

Silvia Barrera es inspectora de la Policía Nacional y experta en ciberseguridad, además de colaboradora de OCS Grupo.

Sin comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies