Primeros días en Ávila

Entrada de Silvia Barrera

Primeros días en Ávila

Entrar en la Policía es como volver a nacer y vivir una segunda vida. Dejas tu antiguo empleo o comienzas tu vida laboral. Te desprendes de tus seres queridos por una larga temporada. Tu pareja se convierte en tu confidente tarde y noche, los únicos momentos del día en los que tendrás ocasión de hablar por teléfono. Conocerás compañeros nuevos, algunos de los cuales se convertirán en tus mejores amigos hasta tus últimos días de vida. Asumirás tener que vivir en un recinto cerrado con normas y disciplina, elementos necesarios para la convivencia y la integración de unos valores que guiarán tu vida profesional. Empezarás a sentirte policía desde el primer día en el centro de formación.

Es normal que sientas miedo. La responsabilidad que vas a asumir es muy grande: proteger vidas y luchar contra la maldad humana por una sociedad más justa, desde la calle, cuerpo a cuerpo, da canguelo. No te preocupes. En la academia te preparan para ello; después, una vida dura y emocionante hará que merezca la pena.

En la explanada de la entrada al centro, esperarás impaciente a que mencionen tu nombre en alto. Te asignarán una habitación y una tarjeta de identificación, te dirán el nombre de tus compañeros de camareta y te proporcionarán unas instrucciones que deberás grabarte a fuego durante tu primer día y tener en cuenta durante el resto de la formación. Cruzarás por primera vez el hall principal de la puerta de la entrada de la academia, donde palpita el mensaje que representa los valores del trabajo policial: «En este lugar se alumbra la luz que ha de ser mañana el estilo policial: SERVICIO, DIGNIDAD, ENTREGA Y LEALTAD». Tenlos siempre presentes; no solo en tu vida profesional, sino también en la personal.

Vaaale. ¡Dejemos ya los recuerdos —que me pongo en plan sentimental— y empecemos con los consejos! Cometí errores durante mi período de formación, lo reconozco. Pero, cuando yo ingresé en la Policía, no había tanta información en Internet como ahora. ESTRATEGIA, ORGANIZACIÓN DEL TIEMPO Y ACTITUD. Estas son las claves.

Te darán una montaña de libros como temario. Ese es nuestro código profesional y de honor. 1500 páginas en una docena de libros. ¡Venga ya! Are you serious? Sí. Esto es la poli, futuro compañero. Estos libros contienen sabiduría y experiencia policial, y algún día tendrán su aplicación práctica. Puede, incluso, que ese tocho de libros te salve el culo en algún servicio. Una vez que los coloques en las estanterías de tu habitación, se te pasará la siguiente pregunta por la cabeza: ¿cómo leches me voy a estudiar todo este temario en nueve meses? Se puede. Has pasado una oposición. ¿Te lo tengo que recordar? Tu objetivo en la academia es formarte y vivirás para ello los nueve meses, sin distracciones, sin excusas. Ese será tu trabajo.

Disciplina. Ante todo, sigue las normas que te indiquen tanto el centro como los profesores. Evitarás problemas y, quizás, alguna sanción que te reste puntos de la nota final. Nada fastidia más. Cumple el régimen. Yo nunca me he caracterizado por tener una melena muy frondosa y de vez en cuando perdía la goma y el lazo del pelo. Me trincaron solo una vez, me quitaron la famosa tarjeta y me apercibieron. A la segunda, te restan puntos de tu nota final. Ojo. No pienses que la exigencia de mantener las normas disciplinarias es por joder. El motivo es que aprendas a ser disciplinado, cuidadoso y observador con ellas porque, algún día, estar en todos esos detalles, sobre todo en una intervención, puede salvar tu vida o la de los demás.

Entrega. Planifícate. Dedica más horas a estudiar aquellas asignaturas que más bareman, para sacar mejor nota en ellas. Es preferible sacar un 9 en las que más puntúan y menor nota en el resto, y viceversa. Debes tener presente que la carga lectiva es muy grande y no se puede sacar un 10 en todo: no lo pretendas, porque te frustrarás. Lo básico es aprender, relacionar y asimilar. Habrá datos que tengas que memorizar, necesariamente. Pero no memorices todo como un papagayo, no es necesario; es más costoso y necesitarás invertir un tiempo del que no dispones. Emplea reglas nemotécnicas, porque muchos exámenes serán tipo test. Sé consciente de que no podrás llegar a todo. Estudia con estrategia.

No te obsesiones con el estudio. Es verdad que vas a pasar nueve meses muy duros de aprendizaje, pero eso no lo es todo. Tómate tus descansos, haz deporte de forma regular y dedícate un día (o dos, dependiendo de tu capacidad) a la semana como mínimo para ti. Respétalo al máximo. Porque estudies veinte horas, no obtendrás mejores notas. Yo cometí ese error. Te saturas, te obsesionas y acabas mucho más cansado. El tiempo de desconexión es necesario, positivo para reconstruir conocimientos y retomar el estudio con ganas y entusiasmo. Además, recuerda que tu vida sigue y no consiste solo en estudiar. Vivirás experiencias nuevas dentro y fuera del centro. Aprovéchalas.

Dignidad y actitud. Vivir encerrado en una academia magnifica experiencias y sentimientos. En el momento en que cruces la puerta del centro de formación, tu vida gira en torno a la Escuela y todo lo que pasa dentro de ella. Es como un Gran Hermano policial. Pero cuidado. Poner toda tu dedicación a este período de tu vida puede hacer peligrar tu visión para afrontar los problemas de forma realista. Son nueve meses, un período transitorio que pasa rápido, y la vida sigue, durante y después de él. Es normal que te metan caña en la academia —vas a proteger vidas—, pero no magnifiques lo que te ocurre dentro ni te encierres en ti mismo.

Actitud positiva, siempre. Relativiza agobios, presiones y sentimientos personales. Saldrás adelante y lo harás bien. Dignidad. Confía en ti mismo como lo has hecho hasta ahora. Si has llegado hasta ahí es porque tienes recursos y capacidad: es hora de tirar de ello. No lo conviertas en una obsesión. Abstráete e intenta afrontar las situaciones, exigencias y presiones de forma relativa, sin pensar que el mundo se va a acabar porque ocurra cualquier imprevisto. Exígete, pero no te presiones de forma excesiva, lo que te perjudicaría. La vida sigue y serás un buen policía, no lo dudes.

Servicio y lealtad. Y por último, comparte tus vivencias, el cómo te sientes. Busca confidentes, amigos que te sirvan de apoyo dentro de la academia. Cuéntales cómo te sientes, tus aspiraciones, agobios, preocupaciones, ilusiones, anhelos y trabajo. Comparte, libérate. Es la base del compañerismo y la lealtad. No te encierres en ti mismo ni veas a los demás como un enemigo al que sobrepasar. Es cierto que la competitividad por las notas y el destino es grande, pero que ello no te impida buscar apoyos. Algún día, alguno de los que se sienta a tu lado será tu compañero de radiopatrulla, de grupo de investigación, de intervención en una pelea o puede que tu jefe. Tu compañero es lo mejor que tienes, cuídalo.

Poco a poco, tu actitud se vuelve más protectora. Te das cuenta de que te sientes muy bien cuando ayudas y proteges. Nuestra labor es servir al ciudadano, para eso se nos instruye. Como dicen por las redes, el policía es aquel que corre hacia el foco del peligro cuando los demás corren en sentido contrario. Hay una fuerza que te impulsa necesariamente a hacerlo. No sé cómo describirte ese sentimiento, pero está ahí. Esa es la voluntad de servicio.

Sigue estos consejos y te irá bien. Día a día, verás que tu vida se transforma y te conviertes en un gran valor para la sociedad. Prepárate para ser un héroe y bienvenido a la Policía 😉

 

Silvia Barrera

3 Comentarios
  • Vanessa
    Publicado 13:55h, 11 septiembre

    Precioso, sin palabras, me ha hecho llorar de emoción. Gracias Silvia.
    Guardaré esto y cuando me encuentre baja de moral, recurriré a releerlo.

  • Aurelio Herrero
    Publicado 19:50h, 12 septiembre

    Muy bien explicado!!! Qué uenos recuerdos de ello, muchos ánimos a todos los futiros compañeros!!

  • Juan Casacuberta Sevilla
    Publicado 16:48h, 26 octubre

    Muy interesante el texto. Siendo VS de seguridad privada me da ánimos para seguir siendo complementario y compañero de la Policía

Escribe tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies