Rellena el formulario y NOSOTROS TE LLAMAMOS

Nombre*

Apellidos

Correo electrónico*

Teléfono*

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce este código: captcha

Carretera de Canillas 142
28043, Madrid.
info@ocsgrupo.com
917 634 751


 

 
 
Policía nacional contra la violencia de genero

Nuevo protocolo para la valoración policial del nivel de riesgo en violencia de género y gestión de la seguridad en las víctimas (ISES nº 7/2016)

Según datos oficiales, fueron 57 las mujeres fallecidas en 2015 a manos de sus parejas o exparejas, ascendiendo a 28 la cifra en lo que va de 2016 (fuente: Instituto de Igualdad para la Mujer y para la igualdad de oportunidades).

No resulta opaco para nadie que la violencia de género es en nuestros días un grave problema asentado en la sociedad. Lejos de lograr erradicarlo, se ha convertido en una triste realidad cotidiana que padecen muchas mujeres (las cifras hablan de en torno a 52 mil), a pesar de los esfuerzos que la Administración o los mass media hacen por combatir activamente la misma.

Protocolo para la valoración policial del nivel de riesgo de la violencia de género

Con el fin de lograr luchar de manera más eficaz contra esta terrible lacra, la Secretaría de Estado de Seguridad ha desarrollado recientemente un nuevo Protocolo para la valoración policial del nivel de riesgo de violencia de género y de gestión de la seguridad de las víctimas (IES nº 7/2016) que sustituye al anterior, en vigor desde el año 2008.

Tras la entrada en vigor de la Ley 4/2015 de Estatuto de la víctima del delito (no confundir con la LO 4/2015), se incluye un nuevo catálogo de derechos procesales y extraprocesales de la víctima que se hace necesario acoplar a las distintas normativas y, más concretamente, en los casos de especial vulnerabilidad de la víctima, entendiendo entre estas, no solo a las mujeres víctima de esta violencia, sino también los menores incluidos dentro de ella.

Junto con lo anterior, la necesidad de dar una mayor protección y respuesta a las víctimas de violencia de género, ante la insuficiencia de las actuaciones hasta el momento realizadas, trae consigo la necesidad de un nuevo protocolo para la valoración policial del riesgo.

Esta Instrucción presenta una estructura basada en 5 puntos y 3 adjuntos (estimación inicial, gestión de la seguridad, seguimiento de la evolución, medidas policiales a adoptar, medidas de autoprotección, etc.), mientras que por su parte, el anterior protocolo, más escueto, constaba tan solo de 4 puntos y 1 Adjunto.

Como novedades, encontramos la inclusión de dos nuevos adjuntos al Protocolo, incorporando además nuevas recomendaciones, respecto de las medidas policiales a adoptar según el nivel de riesgo estimado:

  • Se diseñan nuevos formularios para llevar a cabo la valoración del riesgo. Se incorporan nuevos datos y factores de dicho riesgo con el fin de mejorar la valoración de la situación de riesgo.
  • Se permite modificar al alza el nivel de riesgo asignado automáticamente por el Sistema informático VioGén,. Para una mejor protección de la víctima o reactivar un caso inactivo si se dan circunstancias para ello.
  • Se hace especial hincapié en garantizar una mayor protección a las mujeres víctimas de violencia de género y a los menores incluidos dentro de la misma. Se proporcionará un plan personalizado de seguridad con numerosas medidas de autoprotección para las víctimas, así como para los menores (enseñar a los menores a contactar con la policía, acordar un gesto o palabra clave para que estos identifiquen situaciones de riesgo …)
  • En el caso de existir discrepancias entre las medidas de protección acordadas por la autoridad judicial y las resultantes del valor de riesgo policial (que no el automático dado por el Sistema VioGén) se aplicarán siempre aquellas (las acordadas por la autoridad judicial, a quien la Policía informará sobre tal discrepancia para que aquella resuelva).
  • Se regula de manera más concreta el seguimiento de la evolución del nivel de riesgo.
  • En lo referente a actuaciones de las unidades policiales en materia de violencia de género, se elimina la referencia expresa a la obligación de velar por el cumplimiento de los protocolos de investigación y de valoración del riesgo por parte del personal no especializado de su área de competencia y de la obligación de formar a dicho personal y de asesorar cuando sean requeridos para ello.

En definitiva, nos encontramos ante un plan integral para afrontar con garantías el “terrorismo doméstico” al que muchos someten a sus parejas o exparejas y todo el entorno de éstas, incluyendo además a la parte más vulnerable e inocente, sus hijos.

Una acción policial más personalizada y especializada que ayudará a proteger con mayores garantías a las víctimas.

Grupo OCS

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies