Rellena el formulario y NOSOTROS TE LLAMAMOS

Nombre*

Apellidos

Correo electrónico*

Teléfono*

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce este código: captcha

Carretera de Canillas 142
28043, Madrid.
info@ocsgrupo.com
917 634 751


 

 
 
BIT Policía Nacional

La Brigada Central de Investigación Tecnológica contra los delitos informáticos

Los delitos informáticos están a la orden del día, ya que se cometen —tanto en España como en el resto del mundo— infracciones penales de este tipo incesantemente. Tanto es así que resulta casi inevitable obviarlos, sobre todo por dos circunstancias: su exponencial crecimiento en los últimos años y la gravedad de los daños que generan. En este sentido, el papel de la Policía Nacional es esencial, pero antes de entrar de lleno en la actualidad de este tipo de delitos debemos conocer a qué nos referimos cuando hablamos de delito informático. En definitiva, podríamos decir que es toda aquella acción, típica, antijurídica y culpable que tiene lugar por mecanismos informáticos o que tiene como fin dañar o destruir ordenadores, computadoras, mecanismos electrónicos y redes de Internet.

Un ejemplo de este tipo de infracciones criminales lo podemos encontrar repasando las noticias. Se han llegado a producir ataques a empresas tan importantes como Twitter, Spotify, eBay o el periódico The New York Times. Sin profundizar demasiado en los detalles técnicos, el origen de estos sucesos fue la presión simultánea que un atacante realizó a una red de equipos infectados con un determinado malware (se conoce a este ataque como DDos), lo que provocó la paralización de los servicios que estas empresas ofrecen a sus clientes durante algunas horas.

Cabe destacar que el desarrollo de la tecnología trae consigo la progresiva apertura de un nuevo y, en ocasiones, desconocido camino en cuanto a todos los delitos derivados directamente de su propio avance (decimos «desconocido» por su complejidad técnica y su relativa novedad).  De hecho, aunque este tipo de conductas se actualizan con rapidez, desgraciadamente la legislación no avanza con la misma celeridad, y nos encontramos en algunos casos conductas que aún no están tipificadas y que dificultan, en gran medida, su consideración como delitos. Además, es importante subrayar que el propio Código Penal español sigue sin contemplar hoy en día  los delitos informáticos como tales, aunque sí regula figuras delictivas que se pueden cometer haciendo uso de dispositivos tecnológicos.

Finalmente, es interesante conocer el papel que juega la Policía Nacional en la persecución de este tipo de infracciones, y de qué forma actúa ante este nuevo tipo de delincuencia. Pues bien, la implicación de la Policía Nacional está siendo fundamental y se canaliza especialmente a través de la Unidad Central de Ciberdelincuencia, dependiente de la Comisaría General de Policía Judicial, como unidad encargada de resolver estos nuevos delitos. Esta unidad opera mediante dos brigadas especializadas y que se complementan en su labor de abarcar todo el espectro delictivo relacionado con la ciberdelincuencia.

Por un lado, la Brigada Central de Investigación Tecnológica (BIT), a la que corresponde no solo la investigación de las actividades delictivas relacionadas con la protección de menores y la propiedad intelectual e industrial, sino también las relacionadas con las redes abiertas y los fraudes en las telecomunicaciones. Entre las funciones de la Brigada de Investigación Tecnológica está la de velar por la seguridad de los internautas y de los ciudadanos en general. Por ello, a través de alertas tecnológicas, nos mantendrán informados sobre todo aquello que pudiera afectar a nuestra seguridad e intimidad: los últimos timos en internet, spam, hoax, etc. Con distintos grupos especializados, como los de los ciberdelitos de pornografía infantil, redes abiertas o grooming y ciberbulling (ciberacosos).

Por su parte, a la Brigada Central de Seguridad Informática (BSI), aún más especializada, le corresponde la investigación de las actividades delictivas o ciberdelitos que afecten a la seguridad lógica y a los fraudes. Para terminar, debemos destacar la aparición de la Brigada Central de Fraude Informático (BFI), compuesta por la Sección de Fraude Bancario y Empresarial y la Sección de Fraude en el Comercio Electrónico.

Las armas que utiliza esta unidad contra este tipo de delitos son, principalmente, la formación de los investigadores en la lucha contra los hackers, la colaboración con instituciones especializadas y la participación en los foros internacionales de cooperación policial. Prueba de esto último es el apoyo que la Policía Nacional está ofreciendo a la campaña internacional lanzada por el Centro Europeo Contra el Cibercrimen de Europol con relación a los malware en los móviles. España figura entre los trece países que se han unido a la iniciativa de Europol «No More Ransom» (‘no más rescates’) para combatir el ransomware, modalidad de cibercrimen en la que se bloquea el ordenador hasta que el usuario paga una determinada cantidad de dinero al atacante.

Además, esta unidad policial opera en conexión permanente con la Oficina de Coordinación Cibernética (OCC) de la Secretaría de Estado de Seguridad, incardinada orgánicamente en el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC), y con el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), dependiente del Ministerio de Economía y Empresa,  quienes coordinan el CERTSI (Capacidad de Respuesta a Incidentes Cibernéticos de Seguridad e Industria), del Ministerio de Economía y Empresa y del Ministerio del Interior, con el fin de desarrollar mecanismos de respuesta ante ciberincidentes y de conocer el estado general de la situación sobre ciberamenazas y avances tecnológicos, con información de publicaciones especializadas, fuentes abiertas y restringidas, y actores públicos y privados relevantes.

Con todo ello, sobra decir que el trabajo de la Policía Nacional es imprescindible para promover la seguridad en las redes y la persecución activa de aquellos sujetos que llevan a cabo este tipo de acciones, y que procura, en todo momento, ir un paso por delante.

Grupo OCS

 

2 Comentarios
  • Iván
    Publicado 11:25h, 06 septiembre

    Hola. Me gustaría saber cual es la normativa que ha cambiado el nombre de la Unidad de Investigación Tecnológica por Unidad Central de Ciberdelincuencia. Gracias.

  • GRUPO OCS
    Publicado 18:08h, 06 septiembre

    Hola Iván.
    Para resolver esta duda, ponte en contacto con nosotros en el 917 634 751 y te asesoraremos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies