Rellena el formulario y NOSOTROS TE LLAMAMOS

Nombre*

Apellidos

Correo electrónico*

Teléfono*

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce este código: captcha

Carretera de Canillas 142
28043, Madrid.
info@ocsgrupo.com
917 634 751


 

 
 

Consejos para la preparación del examen de psicotécnicos

La prueba de los test psicotécnicos, con la que se suele prácticamente cerrar el proceso selectivo en el ámbito policial, presenta una gran diversidad y, por tanto, resulta sumamente complicado anticipar su preparación.

Sin embargo, sí que hay algunos consejos generales que nos resultarán muy útiles cualesquiera sean las circunstancias en las que se desarrolle la prueba.

Todo ejercicio psicotécnico, del tipo que sea, va a requerir del opositor dos factores fundamentales: la agilidad y la precisión.

El elemento ‘tiempo’, si siempre ha resultado determinante, en los últimos procesos selectivos ha cobrado, si cabe, todavía mayor importancia, porque se ha reducido considerablemente la ratio de tiempo entre número de preguntas y el tiempo concedido para la realización de los ejercicios. En los últimos ‘ómnibus’ preparados por la División de Formación, por poner un ejemplo concreto, se han dado entre 18 y 20 segundos por pregunta, lo que, imaginaréis, no da mucho margen como para ir tranquilos… Ello exige del opositor una estrategia previa muy clara: como no podremos responder a todas las preguntas (la gran mayoría, por no decir ‘todos’, no lo va a hacer), debemos ser inteligentes a la hora de seleccionar aquellas preguntas que mejores resultados nos permitan obtener. Por ello siempre es conveniente dedicar el primer minuto a explorar el ejercicio que nos han puesto ante nosotros (sobre todo tratándose de un ómnibus) y determinar por donde empezamos y qué preguntas no debemos dejar de hacer (por su facilidad, porque se nos dan mejor, porque requieren menos tiempo…). No se recomienda seguir el orden dado de las preguntas, porque no es una leyenda urbana el que en ocasiones se incremente la dificultad de las primeras preguntas para ‘confundir’ al opositor, siendo recomendable empezar por aquella/s pregunta/s cuya respuesta tengamos más clara. El marcar una o varias respuestas ‘seguras’ nos puede dar la tranquilidad necesaria para coger ritmo y centrarnos en el ejercicio, ‘eliminando fantasmas’, lo que nos dará mayores posibilidades de responder a un mayor número de preguntas de forma segura.

En cuanto al segundo de los elementos, la precisión, hemos de ser lo más certeros posibles en el desarrollo de la prueba. Para ello es imprescindible entender convenientemente el contenido del ejercicio que tenemos delante. Si no conseguimos entender exactamente en qué consiste el mismo, puede que ello nos conduzca a realizarlo del todo incorrectamente. Si tenemos que invertir algún minuto, por pocos que sean los que nos han dado, para desentrañar el objetivo o la dinámica del ejercicio, lo haremos. Es imprescindible leer atentamente las instrucciones hasta que tengamos claro lo que hay que hacer. Y solo entonces, nos ponemos a ello. Y con una idea muy clara: que la rapidez no nos lleve a la precipitación, pues ello juega en contra de la precisión y, por ende, del resultado que podamos obtener. Debemos leer cada una de las preguntas convenientemente, hasta entenderlas sin fisuras y una vez leída cada pregunta, hacer lo propio con TODAS LAS OPCIONES DE RESPUESTA. A veces vemos una respuesta que tiene buena pinta y no es sino una ‘añagaza’, una trampa, por lo que no debemos precipitarnos. Ojo a las respuestas del tipo ‘a y b son correctas’ (se suelen poner por algo en muchas ocasiones), o del tipo ‘ninguna es correcta’ (nos condicionará el factor descarte). Leyendo bien la pregunta y todas las respuestas posibles reduciremos la proporción de errores, a veces de un modo decisivo.

Cuando encontremos sumamente complicado un ejercicio, no caigamos en la desesperación ni en la frustración. Lo primero, probablemente el ejercicio resultará complicado para todos los opositores (si tenemos al de al lado que no para de responder y nosotros ‘no damos pie con bola’, no perdamos la concentración, pues ese mismo puede estar errando todas las preguntas); y, lo segundo, busquemos una primera pregunta que estemos en condiciones de responder, que será la que nos desbloquee y nos permita avanzar con decisión.

Y finalmente, de cara a la recta final de la preparación de la oposición, el último y más fiable consejo de cara a los psicotécnicos: la clave para su superación es la práctica. Si se hacen 40 diarios, mejor que 39.

Grupo OCS

Etiquetas:
Sin comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies