Rellena el formulario y NOSOTROS TE LLAMAMOS

Nombre*

Apellidos

Correo electrónico*

Teléfono*

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce este código: captcha

Carretera de Canillas 142
28043, Madrid.
info@ocsgrupo.com
917 634 751


 

 
 

Así se creó la Unidad de Análisis de Conducta de la Policía

seccion de analisis de conducta

Así se creó la Unidad de Análisis de Conducta de la Policía

El azar tuvo mucho que ver en la creación de la Sección de Análisis de Conducta (SAC). Yo, Juan Enrique Soto, ya había perdido la esperanza de poder trabajar en algo así hasta que un día, por casualidad, en unas jornadas sobre derecho administrativo, conocí a la que entonces era la comisaria jefe de la Unidad Central de Inteligencia Criminal.

Allí, en público, afirmó que deseaba crear una sección de este tipo, pero que no encontraba a nadie con el perfil adecuado. La abordé al acabar su charla y le envié mi currículum. Al día siguiente nos pusimos en marcha.

En mayo de 2010 se formalizó la creación de la SAC, que comenzó con dos integrantes: una oficial de policía y un servidor.

¿CÓMO TRABAJA LA UNIDAD DE ANÁLISIS DE CONDUCTA DE LA POLICÍA? 

Nuestra principal preocupación en aquellos momentos era dar a conocer a la institución, porque teníamos claro que solo debíamos trabajar a demanda de las unidades operativas. Los investigadores debían ser quienes solicitaran nuestra colaboración, ya que lo habitual era que los medios tradicionales de investigación lograran esclarecer la mayoría de los delitos. Solo teníamos que actuar cuando estos medios resultaran insuficientes.

Hoy esta filosofía de trabajo ha cambiado. Las unidades operativas saben que el análisis de conducta puede aportar mucho desde el mismo inicio de la investigación, y que no es necesario esperar hasta estar estancados para solicitar la colaboración de los analistas.

Nuestro primer caso relevante fue la desaparición de Marta del Castillo. Sin embargo, cuando entramos en el caso, el sumario estaba ya listo para la fase oral. Nuestra tarea se centró en preparar las intervenciones de los compañeros que llevaron la investigación y en la estrategia de la Fiscalía para el juicio.

A pesar de que el cuerpo de Marta no ha sido encontrado, asunto en el que no hemos dejado de trabajar desde entonces, se logró una condena por homicidio de 20 años. Fue, y sigue siendo, una cuestión agridulce para la SAC, pues, a pesar de la condena lograda, aún no hemos podido dar a la familia el consuelo de encontrar el cuerpo de la chiquilla.

Desde entonces, numerosos casos han sido analizados por la SAC en la medida en que los operativos conocían su existencia y las posibilidades de sus herramientas. También ha crecido el número de sus integrantes, que actualmente son cinco, todos policías de diversas categorías, todos psicólogos. Ya hay dos doctores y todos tienen diversos títulos de postgrado.

Desde el inicio de su andadura, se consideró fundamental la preparación teórica en psicología y en la operativa en investigación policial. Fruto de esta inquietud ha sido la elaboración de metodologías especialmente indicadas para responder a las necesidades de la investigación. Así, encontramos, por ejemplo, el método VERA (Juan Enrique Soto, 2017), diseñado y validado para elaborar perfiles psicológicos de agresores desconocidos, método que actualmente ya utilizan otros cuerpos policiales de Europa y América y que se imparte en grados de Criminología de Universidades españolas; o la matriz de comportamiento no verbal (López Gordillo y Grau, coords., 2016), para el análisis de las declaraciones de los implicados en un hecho delictivo.

Hoy en día la SAC actúa en la investigación de delitos graves desde el inicio, analizando las llamadas a los servicios de emergencia que alertan de la existencia de un presunto delito, elaborando perfiles de agresores desconocidos, preparando y llevando a cabo interrogatorios y tomas de declaración, realizando inspecciones oculares, registros domiciliarios o reconstrucciones, etc.

Y no solo las unidades operativas solicitan su colaboración: también jueces y fiscales reclaman su actuación especializada. La SAC se ha convertido ya en una herramienta de investigación sofisticada, válida, de calidad, que permite hacer avanzar investigaciones complejas, siempre desde un punto de vista psicológico y con el rigor metodológico como principal característica.

El lema de la SAC no es tener razón, sino ser útil. Quizá ese es su gran secreto.

Soto, J. E., (2017), Manual de investigación psicológica del delito: El método VERA (2.ª ed.), Pirámide.

 

Juan Enrique Soto

 

Sin comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies